viernes, 1 de febrero de 2013

BUENA ELECCIÓN


Aquel clon no tenía bigote ni celulitis. No podía ser mi verdadera esposa. Ambas me miraban nerviosas. Disparé. Y le sonreí a mi nueva pareja. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada