martes, 29 de enero de 2013

MANJAR


Se conocieron en un bar. Fueron a un hotel. ¡Devórame! – le dijo ella mientras abría seductoramente las piernas. El caníbal sonrió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada